Skip navigation

Monthly Archives: octubre 2011

El Origen de la palabra sidra, viene de griego sikera. Al latín pasa como sicera y en asturiano se empezará a pronunciar sizra y luego finalmente sidra. Son muy numerosos los documentos a lo largo de la historia que nombran la sidra y los pomares (plantaciones de manzanos).

El uso del mosto de manzana debe remontarse a la antigüedad prehistórica; el de la sidra debió ser posterior ya que parece ser que en aquellas épocas las manzanas no tenían azúcar suficiente para que su mosto fuera utilizado en la producción de bebidas fermentadas.

Algunos autores aseguran que la sidra ya era conocida por los hebreos, los egipcios y los griegos, aunque en realidad no se puede probar documentalmente esta circunstancia a no ser en base a lo escrito por autores latinos.

Plinio (23-79 d.c.) habla de bebidas hechas con peras y manzanas “e piris malorunque omnibus generibus“, cita el vino de manzana y dice que “…es la bebida típica del territorio…“; Estrabón, unos sesenta años antes de Cristo, escribe que los astures también usan sidra, pues tienen poco vino “zytho etiam utuntur, vini parum habent“; Palladius nos enseña que en el siglo III los romanos preparaban vino de peras e incluso da detalles de su fabricación.

En cuanto a la península Ibérica, la sidra era conocida desde muy antiguo, casi desde tiempo inmemorial.

Ya en la Alta Edad Media, en los siglos VIII y IX disponemos de bastantes documentos que nombran la sidra y las pomaradas:

  • El 25-11-781 en el acta de fundación del monasterio de San Vicente, que posteriormente daría origen a la ciudad de Oviedo, se nombran los pomares que acompañan a dicha fundación.
  • En los testamentos de Fakilo alrededor del año 793, y en el del Obispo de Braga del año 863 se hace referencia a las pomaradas en Asturias que ambos donan.
  • El 26 de Mayo del año 950, Nonnina con heredad en la villa de Pando, dona esta, a cambio de una capa, una manta, granos, sidra y carne.
  • También una hija bastarda de Alfonso VII manda que se proporcione a los canónigos de Oviedo sidra en abundancia por motivo de un aniversario.

En la época visigótica había una bebida popular que respondía al nombre de sicer y que, en cierto modo, podría acercarse a la versión moderna. El término sidra, manifestado en su antigua acepción desizra, aparece por primera vez en la literatura castellana en la obra de Gonzalo de BerceoVida de Santo Domingo de Silos, escrita en el sigo XIII.

Es probable que Berceo y Las Partidas se refieran ya a una bebida semejante a la asturiana, mientras que documentos anteriores, especialmente los bíblicos, engloben bajo la misma denominación otro tipo de bebidas fermentadas. En el siglo XIV ya tenemos referencias documentales sobre la importancia de la sidra y sus efectos. Lo que sí parece probado es que en Asturias, a partir del siglo VIII la sidra era sobradamente conocida y consumida.

En la Baja Edad Media, durante los siglos XII y XIII la explotación del manzano se convierte en la mayor riqueza arborícola de Asturias.

  • El fuero de Avilés (año 1115) dice: “toth omne, qui pane aut sicere aver vender, vendalo“, a los que se les pueda ofrecer sidra y pan, hágase.
  • En el año 1280 el testamento de Anas Petrus dice que se dé por su alma 20 soldadas de pan y sidra.

Mientras que en la Edad Moderna no se consume mucha sidra puesto que no se cultivaban apenas pomaradas, debido a la escasez de alimentos que prioritizaba otros cultivos de primera necesidad, si que está presente en las fiestas celebradas a lo largo de esos años en Asturias.

  • En 1622 Luís de Valdés (Avilés) escribe: “…Hácese mucha sidra de manzana y hay hombre que hace cien pipas de sidra, que en Castilla llaman vino de manzanos y cada pipa hace cerca de cuarenta cantaras, cada cantara ocho de azumbre. Vale esta sidra a 16 maravedies la azumbre. Una es dulce como la miel, otra tira a vino y algunos no sienten con ella la falta de vino…”
  • En el año 1635 el P. Maestro Gil González Dávila escribe en su Teatro Eclesiástico de la Santa Iglesia de Oviedo: “…Abunda de peras, manzanas, de que se hace la sidra…”

 
   La expansión del manzano se vio favorecida por la subida  del precio de la        sidra, a la par que tuvo un destacado    papel la recién creada Sociedad de Amigos del País de  Asturias, que daba a conocer entre los campesinos nuevos  métodos de cultivo. Testimonio de este crecimiento son  las más de 6.000 pipas de sidra que se cosechaban en  Villaviciosa, cantidad para la que sin duda fueron  decisivos los consejos que desde la parroquia de San Juan  de Amandi perteneciente a este concejo diera don José Antonio Caunedo Cuenllas (1725-1802).

En el siglo XVIII el consumo se dispara gracias al resurgimiento de la economía asturiana. Como ejemplo tenemos una carta de nuestro Ilustrado más célebre, Jovellanos (1744-1811) que en el punto 33 dice: “…tal es la manzana de que se hace excelente sidra…” También escribe Jovellanos: “…las huertas de naranja de Asturias y aún muchos prados y heredades se convirtieron en pomaradas por el aumento de los precios de la sidra…”

En 1785 el párroco de Amandi, Antonio Cauredo Cuenlles escribió a León con curiosas instrucciones sobre la elaboración de la sidra, entre ellas la de mezcla de varias especies de manzanas para conseguir una buena sidra. También comenta: “…siendo la delicadez de la fruta de Villaviciosa la que hace que nuestros mostos sean superiores a los de Vizcaya o Inglaterra…”

Ya en el siglo XIX se comenzaron a elaborar otros productos como vinagre o coñac y la famosa sidra achampanada.

Dice Palacio Valdés (1853-1938):…”con las manzanas en un montón había que esperar para que se asentaran mientras se limpiaba el llagar, se revisaban prensa, huso, toneles y barricas para pisarlas y comenzar la fabricación de la sidra…”.

Es interesante observar cómo ya en este momento la sidra se había convertido en una bebida de fuerte implantación popular. Tal implantación irá en aumento: buen ejemplo lo tenemos en el afianzamiento, desde comienzos del siglo XIX, de la costumbre de las espichas.

Finalmente podemos decir sin temor a equivocarnos que ya en el siglo XX el consumo de sidra se consolida.

Anuncios

Sidra

La Sidra es una bebida alcohólica fermentada que se elabora mayormente de manzanas.

Los mayores productores de Sidra en la actualidad son los  paises de  España, Alemania ,Francia, pero también se produce en muchos otros paises como: UK , Irlanda ,Belgica,Dinamarca,Argentina Y Sudafrica.

Las diferentes sidras en Europa.

En Francia tenemos sidras que por su aspecto compiten con la cerveza y el champán. En Escandinavia tenemos una marca que es “Fizz” que produce una sidra muy rara y que a primera vista no parece sidra. Tienen unos formatos mucho más modernos. Ellos también han creado otra tendencia, que es la de consumir sidra con hielo. En Alemania tenemos el “Apfelwein”, que es una sidra muy tradicional y que se consume en jarra de barro. En Irlanda tenemos un gran productor que es “Bulmers” y que también produce sidra para consumir con hielo. En UK hay tal producción de sidra que hacen de todo: sidras en botella, en lata, sidra turbia, limpia, sidra para consumir con hielo, etc… Se están desarrollando sidras monovarietales y varietales. “Jacques” es una marca que produce sidra mezclada con frutos rojos, gasificada y que tiene 5,5º. “Sirrus” se ha creado para competir con “Red Bull” y es una sidra energética. “Bulmers” es el que más vende. En cuanto a la venta de sidra hay que decir que el 50% del consumo se realiza en pubs y que el otro 50% del consumo en casa.

Posicionamiento de la sidra en los diferentes países

Vemos que en España y Francia la sidra se posiciona como un producto tradicional/rural y como una bebida para hombres. En Alemania también se posiciona como un producto tradicional/rural, pero para mujeres. En UK vemos que la sidra es una bebida para hombres, pero que se posiciona tanto como tradicional/rural y contemporáneo/urbano. Sin embargo en Bélgica, Escandinavia, y en los Países Bajos la sidra se posiciona como una bebida contemporáneo/urbano y una bebida para mujeres. Con estos datos vemos que aparece un nicho de mercado muy importante, que es la mujer, que también consumo sidra, y por otra parte vemos que la sidra que sea capaz de quitarle una cuota a la cerveza, triunfa.