Skip navigation

Archivos en la Categoría: Origen de la Sidra

Ingredientes:
2 onzas de cognac
2 onzas de sidra
hielo en cubos

Preparación:
Mezcle los ingredientes en una jarra y sirva en copas de cóctel.

Un cóctel muy suave y dulzón, ideal para los amantes de la sidra ya que además de contenerla entre sus ingredientes, lleva licor Calvados, un aguardiente típico francés obtenido  a partir de la destilación de la sidra de manzana.

Ingredientes:

2 onzas de sidra de manzana
2 onzas de Calvados
1 onza de zumo de limón
1 cucharadita de jarabe de arce
1 rodaja de manzana
Hielo

Preparación:

En una coctelera con bastante hielo, agregar la sidra, el licor Calvados, el zumo de limón y el jarabe de arce, tapar y agitar enérgicamente durante unos segundos hasta que la mezcla esté bien fría. Colar en una copa de cóctel y decorar el borde de la copa con una rodaja de manzana, para evitar que esta se oxide y tome un color oscuro, primero frotar en el lado del corte un limon.

Servir y disfrutar!

¿Por qué se escancia la sidra?

Al romper el chorro contra el borde del vaso, se volatiliza parte del ácido acético que la sidra posee y el oxígeno del aire se mezcla con el carbónico de la sidra adquiriendo así características de una bebida con gas. La mejor forma de notar la diferencia es bebiendo un culín (la cantidad que se escancia en el vaso y se ingiere de una sola vez) sin escanciar y otro escanciado y sentir en el paladar la gran diferencia.

¿Cómo hay que beberla?

Estamos acostumbrados a ver que el culín de sidra se bebe de un trago, casi sin respirar. La sidra tiene que beberse sin prisa, pero de un sorbo, ya que si dejamos pasar mucho tiempo hasta beberla empezará a perder la aguja conseguida con el escanciado.

¿Por qué se deja y se tira lo último del vaso?

Las últimas gotas del vaso se tiran por razones estrictamente higiénicas: se deja un pequeño hilo de líquido que el bebedor debe tirar por la parte en la que ha bebido, para así dejarlo limpio.

¿Cómo se escancia la sidra?

  1. Busca un lugar en el que no te importe que se derrame algo de sidra por el suelo o salpique – que es lo habitual.
  2. Sostén la botella con el brazo derecho (el izquierdo si eres zurdo) estirado por encima de la cabeza. La botella se sujeta con los dedos índice, corazón y anular por un lado, y el pulgar por el otro, con el meñique sujetando el culo de la botella.
  3. Con el otro brazo se sostiene el vaso. El brazo estará estirado hacia abajo y hacia el centro del cuerpo, y el vaso inclinado unos 45°. El vaso se sujeta con los dedos pulgar e índice, y con el corazón se sujeta el culo del vaso. El anular y el meñique pueden quedar recogidos sobre la palma de la mano, o pueden sujetar el corcho.
  4. En esta posición, y sin apartar la vista del vaso para poder corregir la trayectoria del chorro, se empieza a inclinar la botella hasta que el líquido empieza a caer en un fino hilo sobre el vaso.
  5. En teoría, el vaso no se debe mover del centro del cuerpo, lo que quiere decir que es la botella la que debe moverse para dirigir el hilo de sidra y buscar el vaso. Como este formato ya exige un cierto dominio de la técnica, para empezar te recomendamos que lo hagas al revés: ni se te ocurra mover la botella, y vete corrigiendo la posición del vaso hasta que se encuentre con el hilo de sidra. Eso sí: mientras cae la sidra, la mirada no debe dirigirse en ningún momento hacia la botella, sino mantenerse siempre fija en el vaso para poder decidir cómo tienes que corregir la posición.
  6. Cuando hayamos conseguido meter en el vaso una medida de un par de dedos de sidra la bebemos de trago, despacio, saboreando los aromas, y sin respirar.

El escanciado de Sidra es una  costumbre tipica de Asturias.Representa para los asturianos parte de su patrimonio cultural desde tiempos memorables.

A lo largo de la geografía asturiana hay miles de establecimientos específicos para tomara sidra, los chigres, con su propia idiosincrasia y ritual para la sidra.

Por otra parte, y desde mediados del siglo pasado fueron generalizándoselos festivales sidreros por todo el país, existiendo actualmente una veintena, con un poder de convocatoria enorme y del que cabe destacar la Primer Sidre l’Añu, por marcar de algún modo el comienzo dela temporada sidrera.

Otro tanto puede decirse de los concursos para valorar la mejor sidra, cuya popularidad y seguimiento es multitudinario y que en muchas ocasiones cuentan con un jurado profesional y otro popular, votando los asistentes por la sidra que les parece de mejor calidad.

Hoy en día se realizan múltiples concursos de escanciadores no solo en Asturias, si no en  ciudades como: Gijón y Galia donde los concursantes demuestran su arte al escanciar la sidra.

Más de dos millones de árboles nuevos de sidra de manzana se han plantado desde 1995 (hasta 2006).

En el siglo 14 los niños fueron bautizados en sidra,¡ que estaba más limpia que el agua!

Los salarios de los trabajadores agrícolas en épocas anteriores incluyen cuatro litros de sidra al día.

En 1664, John Evelyn escribió: “En general todas las sidras fuertes y agradables limpian el estómago, fortalecen la digestión, e infaliblemente libera a los riñones y la vejiga de cálculos renales.

Alrededor del 13% de los adultos del Reino Unido sidra por lo menos una vez al mes mientras que el 49% bebe vino y el 51% bebe cerveza.

La sidra es disfrutada por igual entre hombres y mujeres, pero las mujeres beben la mitad del volumen de los hombres.

Sidras orgánicas son cada vez más disponibles en el Reino Unido. Para ser orgánica las manzanas deben provenir de huertos en los que no se han usado pesticidas. Uno de los principales productores ha puesto en marcha un plan para tener hasta 1.000 hectáreas de antiguos huertos tradicionales registrados como orgánicos con la Asociación del Suelo.

45% de todas las manzanas cultivadas en el Reino Unido ahora se utilizan aquí para hacer sidra. Una cantidad de la reducción de concentrado de jugo de manzana procedente de países europeos como Austria, Alemania e Italia está obligada a compensar el déficit y se mezclan para producir ciertos estilos de sidra.

El Origen de la palabra sidra, viene de griego sikera. Al latín pasa como sicera y en asturiano se empezará a pronunciar sizra y luego finalmente sidra. Son muy numerosos los documentos a lo largo de la historia que nombran la sidra y los pomares (plantaciones de manzanos).

El uso del mosto de manzana debe remontarse a la antigüedad prehistórica; el de la sidra debió ser posterior ya que parece ser que en aquellas épocas las manzanas no tenían azúcar suficiente para que su mosto fuera utilizado en la producción de bebidas fermentadas.

Algunos autores aseguran que la sidra ya era conocida por los hebreos, los egipcios y los griegos, aunque en realidad no se puede probar documentalmente esta circunstancia a no ser en base a lo escrito por autores latinos.

Plinio (23-79 d.c.) habla de bebidas hechas con peras y manzanas “e piris malorunque omnibus generibus“, cita el vino de manzana y dice que “…es la bebida típica del territorio…“; Estrabón, unos sesenta años antes de Cristo, escribe que los astures también usan sidra, pues tienen poco vino “zytho etiam utuntur, vini parum habent“; Palladius nos enseña que en el siglo III los romanos preparaban vino de peras e incluso da detalles de su fabricación.

En cuanto a la península Ibérica, la sidra era conocida desde muy antiguo, casi desde tiempo inmemorial.

Ya en la Alta Edad Media, en los siglos VIII y IX disponemos de bastantes documentos que nombran la sidra y las pomaradas:

  • El 25-11-781 en el acta de fundación del monasterio de San Vicente, que posteriormente daría origen a la ciudad de Oviedo, se nombran los pomares que acompañan a dicha fundación.
  • En los testamentos de Fakilo alrededor del año 793, y en el del Obispo de Braga del año 863 se hace referencia a las pomaradas en Asturias que ambos donan.
  • El 26 de Mayo del año 950, Nonnina con heredad en la villa de Pando, dona esta, a cambio de una capa, una manta, granos, sidra y carne.
  • También una hija bastarda de Alfonso VII manda que se proporcione a los canónigos de Oviedo sidra en abundancia por motivo de un aniversario.

En la época visigótica había una bebida popular que respondía al nombre de sicer y que, en cierto modo, podría acercarse a la versión moderna. El término sidra, manifestado en su antigua acepción desizra, aparece por primera vez en la literatura castellana en la obra de Gonzalo de BerceoVida de Santo Domingo de Silos, escrita en el sigo XIII.

Es probable que Berceo y Las Partidas se refieran ya a una bebida semejante a la asturiana, mientras que documentos anteriores, especialmente los bíblicos, engloben bajo la misma denominación otro tipo de bebidas fermentadas. En el siglo XIV ya tenemos referencias documentales sobre la importancia de la sidra y sus efectos. Lo que sí parece probado es que en Asturias, a partir del siglo VIII la sidra era sobradamente conocida y consumida.

En la Baja Edad Media, durante los siglos XII y XIII la explotación del manzano se convierte en la mayor riqueza arborícola de Asturias.

  • El fuero de Avilés (año 1115) dice: “toth omne, qui pane aut sicere aver vender, vendalo“, a los que se les pueda ofrecer sidra y pan, hágase.
  • En el año 1280 el testamento de Anas Petrus dice que se dé por su alma 20 soldadas de pan y sidra.

Mientras que en la Edad Moderna no se consume mucha sidra puesto que no se cultivaban apenas pomaradas, debido a la escasez de alimentos que prioritizaba otros cultivos de primera necesidad, si que está presente en las fiestas celebradas a lo largo de esos años en Asturias.

  • En 1622 Luís de Valdés (Avilés) escribe: “…Hácese mucha sidra de manzana y hay hombre que hace cien pipas de sidra, que en Castilla llaman vino de manzanos y cada pipa hace cerca de cuarenta cantaras, cada cantara ocho de azumbre. Vale esta sidra a 16 maravedies la azumbre. Una es dulce como la miel, otra tira a vino y algunos no sienten con ella la falta de vino…”
  • En el año 1635 el P. Maestro Gil González Dávila escribe en su Teatro Eclesiástico de la Santa Iglesia de Oviedo: “…Abunda de peras, manzanas, de que se hace la sidra…”

 
   La expansión del manzano se vio favorecida por la subida  del precio de la        sidra, a la par que tuvo un destacado    papel la recién creada Sociedad de Amigos del País de  Asturias, que daba a conocer entre los campesinos nuevos  métodos de cultivo. Testimonio de este crecimiento son  las más de 6.000 pipas de sidra que se cosechaban en  Villaviciosa, cantidad para la que sin duda fueron  decisivos los consejos que desde la parroquia de San Juan  de Amandi perteneciente a este concejo diera don José Antonio Caunedo Cuenllas (1725-1802).

En el siglo XVIII el consumo se dispara gracias al resurgimiento de la economía asturiana. Como ejemplo tenemos una carta de nuestro Ilustrado más célebre, Jovellanos (1744-1811) que en el punto 33 dice: “…tal es la manzana de que se hace excelente sidra…” También escribe Jovellanos: “…las huertas de naranja de Asturias y aún muchos prados y heredades se convirtieron en pomaradas por el aumento de los precios de la sidra…”

En 1785 el párroco de Amandi, Antonio Cauredo Cuenlles escribió a León con curiosas instrucciones sobre la elaboración de la sidra, entre ellas la de mezcla de varias especies de manzanas para conseguir una buena sidra. También comenta: “…siendo la delicadez de la fruta de Villaviciosa la que hace que nuestros mostos sean superiores a los de Vizcaya o Inglaterra…”

Ya en el siglo XIX se comenzaron a elaborar otros productos como vinagre o coñac y la famosa sidra achampanada.

Dice Palacio Valdés (1853-1938):…”con las manzanas en un montón había que esperar para que se asentaran mientras se limpiaba el llagar, se revisaban prensa, huso, toneles y barricas para pisarlas y comenzar la fabricación de la sidra…”.

Es interesante observar cómo ya en este momento la sidra se había convertido en una bebida de fuerte implantación popular. Tal implantación irá en aumento: buen ejemplo lo tenemos en el afianzamiento, desde comienzos del siglo XIX, de la costumbre de las espichas.

Finalmente podemos decir sin temor a equivocarnos que ya en el siglo XX el consumo de sidra se consolida.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.